Menu

“EOLO es más que un patrocinador. Nosotros llegamos donde otros no llegan”

Noticia · 28 febrero, 2021

Luca Spada, fundador y presidente de EOLO, habla de su llegada al ciclismo en esta larga entrevista.

Hay que vivirlo. Encontrarte solo, en la cumbre de una montaña; con la fatiga destrozando cada músculo y los pulmones buscando un poco de oxígeno como pueden. Con las piernas doloridas, con el cuerpo intentando convencer a la cabeza de que abandone de una vez el ‘basta, por favor, para’. Hay que experimentar la verdadera fatiga: hay que vivirla y conocerla para poder respetarla, buscarla, amarla.

Alguien como Luca Spada conoce bien la fatiga y ha aprendido a llamarla por su nombre. Una persona que, por pasión y por su forma de ser, un buen día decidió atarse las zapatillas y empezar a correr por la montaña: allí donde solo hay camino bajo los pies, donde no hay llanura; donde el frío y la nieve llegan sin pedir permiso; donde el cansancio más bestial se compensa con la belleza de lo que hay alrededor y se mitiga con el silencio del viento. Y así es como ese cansancio se convierte en normalidad, y poco importa si se está sudando en la subida más dura del Tor Des Géants (una de las carreras más duras del mundo, alrededor del Mont Blanc: Spada la ha hecho tres veces) o si se está trabajando para sacar adelante el día a día de una empresa como EOLO. La fatiga se convierte en una necesidad.

“No concibo una vida sin fatiga – nos dice – no concibo un deporte que no contemple de alguna manera la fatiga: por eso me apasioné por el running y empecé a correr por la montaña. Los primeros senderos, que luego se convirtieron en ultra-senderos, que luego se convirtieron en la indescriptible belleza del Tor. Mi vida está marcada por el deporte, cada año corro una treintena de rutas y mi agenda diaria se construye en torno a mi entrenamiento”.

La carrera, los senderos… y después la bicicleta.
Y todo empezó un poco por casualidad. La edad, mis primeros dolores, tantos kilómetros de carrera acumulados… En un momento dado mi entrenador me sugirió incluir un par de entrenamientos en bicicleta en mi programa semanal, solo para diversificar. Al principio, me pareció una pérdida de tiempo…

¿Por qué?
Mi concepto de la fatiga era tan drástico que rechazaba cualquier medio mecánico: para mí el deporte era sólo músculos, piernas y corazón. La bicicleta era una ayuda inaceptable, así que hice mis primeros paseos en una bicicleta de montaña que era una ‘puerta de entrada’ muy pesada.

¿Y después?
Entonces empecé a descubrir la belleza del ciclismo. La fascinación que me produce la posibilidad de hacer más kilómetros y descubrir rutas que antes me estaban vedadas: paseos cada vez más largos, Mottarone, el lago Maggiore… Descubrí que es agradable salir a pedalear en compañía, compartiendo el esfuerzo y la belleza. Saboreé el placer único que se siente cuando estás en el rebufo y hay alguien delante de ti que encara el viento por un momento en tu lugar. Mi puerta de entrada pronto se convirtió en una bici más bonita y ligera. Y ahora mismo pienso que soy más ciclista que trail runner.

Para Luca Spada, el ciclismo significa, y mucho, ciclismo. Pero el ciclismo ahora significa algo más: significa EOLO-KOMETA, el equipo nacido hace unos meses pero ya lleno de ganas de crecer.
Una aventura que nace de una emoción, de una pasión transmitida, de la fuerza de un proyecto. Yo veía poco o nada de ciclismo, sólo algunas etapas del Giro de Italia en la televisión: por eso cuando empecé a hablar de esta idea en la familia, todos me tomaron por loco.

¿Puede contarnos cómo surgió esta historia?
Unos meses antes de empezar a montar en bicicleta, y como para mí no hay deporte sin un poco de competición, me apunté a una carrera: el Granfondo Tre Valli Varesine. Allí, un poco por casualidad, conocí a Ivan Basso: a ese encuentro le siguieron otros, y con el paso del tiempo la idea se hizo cada vez más concreta y real. La chispa final saltó cuando Iván me invitó a una concentración del equipo en Oliva, España: por primera vez entré en contacto con ese mundo, y me gustó. Mucho.

Hace unos meses su familia pensaba que estaba loco. ¿Y ahora?
Ahora, todos están en el equipo: todos involucrados, todos aficionados, todos apasionados. En la carrera de debut en Valencia estaba en el coche del equipo y a mitad de carrera el grupo se partió en dos. Mi hijo Alessandro me llamó inmediatamente preocupado: «¿Por que nos quedamos atrás? ¿Qué está pasando?». Esto da la idea clara de cómo toda mi familia está ahora en el buque insignia con nosotros, todos los días.

Un equipo italiano, pero al mismo tiempo un equipo muy de Varese. ¿Cuánto ama Luca Spada su territorio?
Varese es un concepto en el que creo, creo mucho en él: me importa como hombre y como empresario. EOLO nació aquí. Y EOLO no habría nacido si nuestro territorio no hubiera tenido esas condiciones económicas, sociales y orográficas que han permitido nuestra existencia. EOLO no existiría si no existiera Campo dei Fiori. EOLO no existiría si no hubiera nacido y pasado mi infancia en Malgesso, un pequeño pueblo de mil almas donde la única conexión con el mundo normal era el único autobús que iba y venía de Varese cada día. Para mí, coger la bicicleta para ir al quiosco a comprar las revistas de informática que luego devoraba era una necesidad, y enseguida sentí la necesidad de «conexión»: para mí, y para todos los que vivían en lugares como el mío.

¿Y en qué se ha traducido esta ‘varesinidad’?
En un apego especial, un agradecimiento que me lleva a recordar siempre nuestro ser territorial: EOLO creció, llevó «Internet donde otros no llegan», y mi elección siempre ha sido llevar a jóvenes de esta tierra a trabajar conmigo. Creo que en EOLO o hay más de sesenta jóvenes trabajando que salieron del ITC Tosi, por ejemplo. Y en este sentido va también el nacimiento de mi equipo de trail running: hacer correr a la gente de nuestra zona, y hacerla correr por nuestras montañas.

¿Qué es Campo dei Fiori para Luca Spada?
Mi montaña. Nací en Malgesso, y el Campo dei Fiori estaba allí para vigilarme. Luego me trasladé a Bodio y siguió allí para vigilarme. Es la montaña que me acompañó, la que me ayudó a entender y hacer mía la pasión de mi padre por la montaña. El teatro de los primeros paseos, los primeros paseos en bicicleta, las primeras escapadas con amigas para ir al Belvedere a tomar prestada algo de esa belleza e impresionar. Y luego, Campo dei Fiori es EOLO: allí nació nuestra primera antena.

¿Qué significado tiene ver el logotipo de EOLO en la ropa del equipo?
No es sólo un nombre en un maillot, es mucho más que eso. Este equipo se ha convertido en parte de la familia EOLO a todos los efectos: es una parte de nosotros, es una extensión de nuestra empresa. El equipo será el protagonista de nuestras actividades de comunicación, hablará y contará su historia a nuestros empleados y a nuestros clientes, se hará grande en un proyecto ampliado que incluye también la marca Kratos en un reparto virtuoso entre el deporte y la comida.

Un nombre: Ivan Basso…
La persona de la que mi mujer se está poniendo celosa: veo y oigo más a Iván que a ella. Iván y yo somos muy, muy parecidos: al igual que él, cuando pongo la cabeza en algo me vuelvo casi paranoico porque lo vivo de forma global. Como él, yo también soy un maniático de los detalles, de la precisión, de las cosas bien hechas. Como él, yo también he aprendido que en la vida como en el deporte tener un buen «motor» es importante pero no es suficiente porque se necesita la cabeza. Iván ha construido algo muy bonito y…

¿Y…?
Tengo sentimientos maravillosos, porque creo que este proyecto nació bajo una estrella de la suerte y es el resultado de una serie de conjunciones astrales casi increíbles. Conocí a Iván casi por casualidad, e inmediatamente después su equipo perdió dos patrocinadores, por lo que acudió a mí para proponerme este proyecto. Entonces me sentí inmediatamente en sintonía con Giacomo Pedranzini y Kometa. En torno a este proyecto se formó una red de empresarios y amigos: Valerio De Molli, Paolo Orrigoni, Rinaldo Ballerio…

¿Qué espera de este equipo?
Estar en el Giro de Italia al primer año de vida ya es un resultado increíble, un punto de partida maravilloso. Espero que este grupo crezca y se construya, día tras día, para alcanzar resultados estables y creíbles. No me interesa «todo de inmediato», pido un crecimiento constante y un equipo cada vez más reconocido por su seriedad: nuestros corredores serán tipos serios y educados, capaces de transmitir los valores adecuados para que los jóvenes se apasionen por este deporte. Para que sigan el ciclismo, pero también para que lo practiquen. Y cuando hablo de valores, me refiero a todo: los que los ciclistas harán suyos porque habremos sabido transmitirlos. Y nuestro ejemplo, el ejemplo de una empresa que no busca atajos, el ejemplo de una marca como Kratos que no pone nada en sus productos que no sea absolutamente natural y saludable, rechazando cualquier resquicio «químico», hará que todos nuestros corredores sean portadores sanos de coherencia y deportividad. Siempre.

Y después incluso algunas victorias…
Por supuesto, también esperamos victorias, claro que sí. Pero no quiero que de este equipo surja un nuevo Froome o un nuevo Sagan. Quiero que la fuerza de nuestro grupo surja siempre de este equipo y de su capacidad de emocionar, de poner la piel de gallina. Espero escuchar a los aficionados, después de ver pasar al grupo, decir «Ahí, ¿has visto qué espectáculo han dado esos ciclistas del EOLO-KOMETA?».

[📷 Atila Madrona]

Más noticias

eolo Kometa
Aurum
Fritz! Retelit Gobik Skoda
elmec kratos KASK Koo dmt Oliva Nova
Vittoria Enve Rotor Montane Premium madrid Sportlast Look Training Peaks Jonh Smith Prologo Morgan Blue Bend36 Velotoze Valtellina Pedranzini Scicon La casa del fisio Technogym LifeBrain