Menu

“Este equipo es un sueño hecho realidad. Y ahora, comienza la diversión…”

Noticia · 10 enero, 2021

“Este equipo es algo que perseguí con todas mis fuerzas, como un corredor que se escapó y cuenta con demasiada ventaja como para esperar. No es un equipo, es un proyecto global. ¿Spada? Iluminado. ¿Pedranzini? Un caballero. ¿Alberto Contador? Mi hermano pequeño. ¿Fran Contador? Nuestro equilibrio”.

Al final viene a ser como cuando estás al pie de esa escalada que te dirá la verdad, que te dirá si has ganado o perdido. Un suspiro para bajar un poco el ritmo cardíaco, una mirada de complicidad con los compañeros de equipo y otra desafiante a los oponentes para después comenzar ese desafío muy personal con el asfalto, con la montaña y con la fatiga.

Estar allí, exactamente en ese lugar y exactamente en ese momento, es en sí mismo algo hermoso: porque para llegar allí se ha practicado mucho ciclismo, se ha hecho mucho esfuerzo, se han recorrido muchos kilómetros. Y sin embargo todo está aún por escribir.

Ivan Basso lo sabe, lo sabe bien: ahora que el sueño de construir un equipo “tal y como le gusta” se ha hecho realidad, ahora que todo el mundo puede ver lo que tenía en mente desde hace años, ahora que su equipo tiene un nombre y unos colores. “Esto – dice – es un punto de llegada, pero también es un punto de partida: así es en el ciclismo, siempre. Cuando ganas piensas inmediatamente en qué hacer para ganar de nuevo, cuando pierdes imaginas lo que se necesita para recuperarte lo antes posible. Un ciclista nunca está quieto, y tampoco lo está un hombre: toma lo que estoy haciendo ahora, por ejemplo. En un mundo como este, que siempre corre y corre rápido, no hay lugar para segundas intenciones: porque mientras tú estás pensando cómo hacerlo, alguien más lo está haciendo”.

Evolución: es la palabra con la que Iván eleva su tono de voz casi como para enfatizar algo. “Durante toda mi vida sólo hice una cosa: montar en bicicleta. Entonces, un día me paré y en ese momento hay poco que hacer: o inventas algo nuevo, o te limitas a contar lo que hiciste antes a la gente que finge estar interesada en escucharte. Nunca me ha gustado escuchar demasiadas veces la misma historia contada por el exdeportista de turno. Por supuesto, escuchar una buena historia es siempre algo enriquecedor, pero si no empiezas de nuevo, si no haces otra cosa, al final siempre es la misma historia”. Y así: “Admiro al deportista que se reinventa, que se pone en juego, que apuesta, que al final de su carrera toma un nuevo camino. Eso no está necesariamente ligado a lo que hizo antes, sino que se inspira en lo que hizo antes y utiliza su experiencia”.

Así que aquí está el EOLO-KOMETA. Aquí está. ¿Qué es? “Algo que he estado persiguiendo con todas mis fuerzas, como un corredor que se ha escapado y que está huyendo con una ventaja lo suficiente grande para detenerse a esperar. No es un equipo, es un proyecto global que une a diferentes empresas, que hace negocios con 70 personas, que hace fluir millones de euros. Y eso comienza con una fuerza diferente: porque es un equipo dentro de una empresa, y es una empresa dentro de un equipo. Una filosofía que hemos emprendido en los últimos años con Kometa y que ahora con la llegada a la cabeza del grupo de Eolo seguimos con aún más fuerza”.

Durante estos años dedicados a imaginar lo que ahora nace, ¿qué pensó Ivan Basso? “Me permití soñar: a veces los sueños se hacen realidad, otras veces no. Pero el momento en que el sueño se convierte en una idea es importante, porque la idea se desarrolla en tu cabeza, los demás no la ven, pero la masticas y trabajas en ella: la haces crecer, la propones a los demás, esperas que todos te sigan porque para ti es la idea más hermosa del mundo. Entonces, sucede que esa idea se convierte en “nuestra”. Y ese momento es hermoso: confía en mí”.

Iván está mimando a este equipo: hermoso, lo suficientemente hermoso como para enamorarse. “¿Me lo imaginé así? No, es mucho más hermoso de lo que imaginé… porque nació de forma algo inesperada. Es algo compartido con aquellos que decidieron financiar el nacimiento de esta idea. Y es aún más hermoso porque está rodeado de habilidad, de habilidades de gestión: quien tiene la idea debe tener la capacidad de rodearse de buenas personas y poner a cada una de ellas en el lugar correcto”.

Un nombre: Luca Spada. “Un empresario ilustrado, capaz de hacer cosas en su vida en las que nadie se había atrevido a pensar todavía. Y si le presentas la idea correcta a un hombre así, hay muchas posibilidades de que te siga. Y entonces, Eolo y el ciclismo parecen hechos el uno para el otro: una combinación perfecta, un binomio que puede realmente escribir la historia de este deporte”.

Otro nombre: Giacomo Pedranzini. “Un hombre de honor, una persona que si dice una cosa, la hace. Si este equipo existe, si ha dado este salto de calidad, el mérito es de quien en los últimos tres años ha apoyado y soportado a todos y a todo, enfrentando y superando dificultades reales. Hay una cosa que realmente me complace: la relación que se ha desarrollado entre Pedranzini y Spada, hay un respeto mutuo que nace de visiones comunes”.

Sigue el apartado de nombres propios: Alberto Contador. “Mi hermano pequeño, alguien que cuando yo aún corría se olvidó que era el más fuerte de todos y corrió como si fuera el último de los gregarios. Ahora se ha reinventado a sí mismo: hay una eterna armonía entre él y yo, nunca hay un yo sino sólo un nosotros y cuando alguien está en problemas el otro le ayuda como lo hace un compañero de equipo. Para nuestros corredores es un mito y él los guía todos los días”.

Un último nombre: Fran Contador. “El punto de conexión ideal entre Alberto y yo, la capacidad de poner orden a nuestra euforia, la fuerza para hacernos pedalear más ágil cuando es necesario cuando nosotros lo haríamos con el máximo desarrollo. Él es nuestro equilibrio”.

Corredores. ¿Cómo los elegisteis? “Firmamos a gente que quería venir y competir con nosotros; gente que no sólo se preocupaba por el salario, sino que se guiaban por valores diferentes. Ofrecemos un salario emocional, hecho con nuestra voluntad de que todos los que están aquí se sientan bien. Luego, por supuesto, también hemos examinado las características de cada uno: tres ciclistas experimentados que están listos para ganar, algunos atletas de gran nivel que necesitan relanzarse, un grupo de jóvenes para ayudar y sorprender. Queremos ganar, y queremos hacerlo inmediatamente: en esta categoría no se corre para crecer, se corre para ganar”.

¿Qué espera Ivan de los corredores? “¿Compromiso total y completo? Sí, pero es algo obvio: es su trabajo. Espero que los ciclistas sientan el equipo, una escuadra que quiere ganar y que cuando pierda sea porque alguien fue mejor que nosotros. Espero que sientan nuestros en todo momento. Espero que gracias a ellos los aficionados reconozcan inmediatamente nuestro maillot en el pelotón: ¡ahí están, los de Eolo-Kometa, y nunca se rinden!”.

¿Y qué no debe hacer nunca un ciclista? “Ser destructivo. Deben ser proactivos. Los problemas se resuelven dentro del equipo, no fuera: así es como pasa en las mejores familias”.

¿Qué le pediría al 2021 Ivan Basso? “Parece algo trivial, pero pido salud para todo el mundo. Pido que en mi equipo haya siempre un espíritu de sacrificio y un deseo de apretar los dientes por el compañero antes que por uno mismo. Todos nos enfrentamos a una enorme oportunidad: será nuestra actitud la que determinará si la aprovechamos o la dejamos escapar”.

[📷 Atila Madrona]

Más noticias

eolo Kometa
Aurum
Fritz! Retelit Gobik Skoda
elmec kratos KASK Koo dmt Oliva Nova
Vittoria Enve Rotor Montane Premium madrid Sportlast Look Training Peaks Jonh Smith Prologo Morgan Blue Bend36 Velotoze Valtellina Pedranzini Scicon La casa del fisio Technogym LifeBrain