Menú

34ª Vuelta al Besaya
Del 30 de julio al 2 de agosto

El ciclismo juvenil ha tardado en encontrar su punto de retorno y éste al final ha llegado en una de las citas más icónicas del calendario europeo. La Vuelta al Besaya cántabra, tras superar alguna duda inicial, regresa a las carreteras un mes más tarde de sus fechas habituales, sí, pero también convertida en la gran prueba del panorama juvenil del momento. En 2020, además, la cita montañesa mantiene su carácter internacional sin obviar la presencia de varias formaciones foráneas, aunque reduce desde las 32 formaciones del año pasado a las 24 previstas este.

Un recorrido siempre interesante para medir los nuevos talentos del ciclismo, en la línea de la edición anterior. Se mantiene la cronoescalada a Bostronizo, con otro orden también se volverá al entorno de la Cueva de Altamira y se volverá a acabar con la exigente etapa que atraviesa los duros collados de Cieza y de Brenes. La gran novedad de este 2020 posiblemente llegue el primer día, cuando en la ruta hacia San Felices de Buelna los ciclistas tengan que afrontar por primera vez en la carrera el Collado de Cieza. El alto, en un diseño muy parecido al final de etapa de la Vuelta a España en Los Corrales de Buelna de 1999, se coronará a quince kilómetros del final.

Las dos últimas ediciones de la Vuelta al Besaya se han marchado a las vitrinas del Kometa-Xstra Cycling Team mediante Álex Martín (2018) y Carlos Rodríguez (2019). El gaditano José Luis Medina, que ya estuvo el año pasado en la prueba y tuvo que retirarse la última etapa por un fuerte golpe en su cadera derecha tras una caída, encabeza un equipo que completan el alicantino Pedro Beneit, el balear Francesc Bennassar, el catalán Arnau Gilabert, el soriano Antonio González, el madrileño Alejandro Luna del Cerro y los cántabros David Gimeno y David Quevedo.

David Gimeno es buen conocedor del terreno por el que se desarrolla una prueba que descubrirá en su primer año como juvenil. “Es un recorrido duro, con bastante desnivel. Me gusta mucho. Se suben los puertos más míticos del Besaya. La zona es una gozada para la bici y tenemos tantas opciones para hacer distancia en vertical que a pesar de lo cerca que me coge de casa algunos de los puertos, alguna subida no la había subido entera hasta hace cosa de unos días. Por el hecho de correr en casa siempre hay un punto de motivación extra. Viendo esta carrera cogí contacto con este mundo y para mí es muy especial. También el hecho de conocer bien la zona solo te da una imagen más clara de lo que tienes por delante. El resto lo dan las piernas y la cabeza, que es mucho más importante”.

“Desde que se confirmó que se hacía la carrera estoy muy centrado en la Vuelta al Besaya. Con muchas ganas de correr, de reencontrarme con mis compañeros y de volver a ponerme un dorsal. Espero que por los rebrotes que están habiendo estos días finalmente no se suspenda”, señala Pedro Beneit.

Las etapas.
30 de julio: Los Corrales de Buelna-San Felices de Buelna, 108,4 km.


31 de julio: San Juan de Raicedo – Bostronizo, 4 km CRI.

1 de agosto: Santillana del Mar – Cueva de Altamira, 83,7 km.

2 de agosto: Torrelavega – Los Corrales de Buelna, 110,4 km.

Eolo Kometa
Aurum VisitMalta Dinamo
Retelit Elmec Gobik Skoda
Enve Kask Burger King Sidi Koo Oliva Nova
Vittoria Chiaravalli Lime Bkool Prologo Clique Elite Look Walbike Training Peaks Supersapiens La casa del fisio Lotto Sportlast Bend36 Velotoze Beta Tools Pizzini café John Smith Scicon Life brain